La piel inspira esta colección...


Desde siempre Philippe Starck ha encontrado inspiración en la evolución de nuestra especie animal; aspira a descubrir los misterios que esconde, los percibe, los siente...

Los olores, siempre, forman parte del ser humano y desencadenan una intensa actividad emocional, física y mental en su cerebro.

El subconsciente trae a Philippe Starck al mundo de los perfumes. Un universo que le atrae con el fin de ofrecer una percepción personal que se acerca a lo inmaterial.

La piel (peau en francés) ha inspirado el nombre de la primera colección de perfumes STARCK PARIS.

Con sus fragancias el creador no se ciñe a que una fragancia sea un tatuaje olfativo invisible, un juego íntimo de la piel: “llevar un perfume es crear nuestro propio territorio”. Va más lejos y, en este encuentro, busca una dimensión intrigante, que plantea preguntas.

 

Peau de Soie - Piel de seda

Peau d’ailleurs - Piel de otro lugar

Peau de Pierre - Piel de piedra